jueves, 27 de abril de 2017

¡Nos mudamos!

Nueva dirección AQUÍ
 
Hemos decidido pasarnos a WordPress: es donde están la mayoría de blogs que seguimos y la verdad es que el diseño no tiene nada que ver.


No vamos a borrar nada de este blog, así que aún podréis leer nuestras entradas antiguas, pero si os interesa seguir leyéndonos, acompañadnos en nuestra mudanza.


También pretendemos aprovechar para hacer algunos cambios en el blog, que ya se irán viendo poco a poco, y, sobre todo, ser más constantes (esto ya se verá). 
 

martes, 25 de abril de 2017

#31 Tour

Escribe una historia que incluya las palabras: “billete”, “magia” y “sordo”.

-Hola a todos y bienvenidos a esta nuestra nave. Antes de empezar me gustaría agradecerles que hayan contratado nuestros servicios y deseo que pasen una buena velada.

La sonriente mujer apretó un botón de su brazalete y las puertas que tenía detrás se abrieron. Los visitantes avanzaron hacia el pasillo que se abría ante ellos y muchos empezaron a tomar "fotografías" con sus distintos aparatos tecnológicos. Había seres de toda clase en ese grupo, desde los plutonianos con sus tentáculos a las nebulosas de gas del planeta Miuleh. Todos tenían sus chips traductores, que les permitía entender el perfecto inglés de la guía (excepto los gases, que no tenían forma sólida, lo que les hacía ser sordos, mudos, ciegos... pero con una capacidad telepática que hacía que no necesitaran nada más). 

La guía les llevó hasta una sala de proyección, en la que cada uno de ellos se sentó en una butaca (a excepción de los tres seres gaseosos, que se limitaron a flotar por encima de todos ellos) y esperaron a que empezara el espectáculo.

Las luces se fueron apagando hasta que la sala quedó a oscuras, menos por una gran esfera que apareció de la nada delante de ellos.

-Esta es la Tierra -la guía estaba de pie al lado de la proyección, a la que ya empezaba a verse el color azul a medida que iba creciendo delante de los espectadores-. Nosotros la encontramos hace miles y miles de años, cuando no era más que un páramo desierto, a excepción de la vida marina. 

jueves, 20 de abril de 2017

¿Cómo empezar con Stephen King?

  1. Coges un libro de Stephen King
  2. Lo abres por la primera página
  3. Lees
Y ya está. Fácil, sencillo y para toda la familia.

Ahora en serio: la mejor manera para empezar con King es por el principio. Y no es otra broma. Como supongo que sabréis (porque cada vez que hablo de él lo digo, básicamente) la mayoría, sino todos, los libros y relatos de King están relacionados de alguna manera u otra. Forman parte de un multiverso gigantesco, del que ya os hablé bastante en la reseña de la Torre Oscura. Pues, como es normal, a medida que fue escribiendo King empezó a establecer más y más conexiones, llegando a puntos en los que en una novela te cuenta el final de otra. Así que, si no queréis spoilers demasiado grandes, lo mejor es empezar desde Carrie (que es muchísimo mejor que la película, por cierto) hasta donde lleguéis. 

Por otro lado, si no queréis leer absolutamente toda la bibliografía del autor, siempre podéis leer los clásicos más absolutos y si después os hacéis tan fans que os apetece leer lo que os queda, podéis ir rellenando los huecos en orden.


Miradle, es todo un amor.

Por mi parte os recomiendo leer aquellos libros que más os suenen, porque suelen ser los mejores y los que os motiven a seguir. Carrie, It, Misery (su mejor libro, en mi opinión: es de los pocos que de verdad dan miedo, las sensacióones de angustia y claustrofobia no te abandonan en ningún momento), El resplandor... son algunos de los mejores y más conocidos de toda la montaña de libros que ha escrito este señor.

Aunque se conoce a King por sus libros de terror, ha hecho sus pinitos en otros géneros, por lo que también podéis decididos por aquellos que más os gusten.

martes, 18 de abril de 2017

#14 Titular

Describe una historia cuyo punto de partida comience con el final de toda la trama. La idea es que tomando el desenlace como inicio hagas un recordatorio de cómo se ha llegado a esa situación.


Tiroteo fatal arroja luz sobre el caso de los niños desaparecidos


Fara, 23 de septiembre de 2013


Umo Láska fue abatido ayer a manos de la policía cuando esta se disponía a entrar en su domicilio en el barrio de Ordal. Nuevas pruebas ayudaron al cuerpo de policía de Fara a descubrir la relación de este presunto secuestrador con la trama de niños desaparecidos en los últimos meses en la localidad. La víctima encontró a los agentes a punto de entrar en su casa, y suponiendo que le iban a detener se enzarzó en un tiroteo en el que, por suerte, no hubo ningún otro herido.

martes, 11 de abril de 2017

#24 Hogar

Con el último objeto que veas o utilices a lo largo del día, inventa una historia.

Bueno quizá he hecho un poco de trampas porque una casa no es un objeto en sí, pero la idea me molaba mucho y no quería desaprovecharla:


La familia Bates se plantó delante de su nueva casa, mirándola con orgullo. Daniel y Jessica, los padres, habían trabajado mucho para conseguir el hogar de sus sueños, y ahora estaban apunto de entrar en él. Carol, una niñita rubia de ocho años, no las tenía todas consigo: había tenido que dejar atrás a sus amigos de la escuela, incluso a su novio Danny (tan pequeños y tan freudianos...). Dieron unos pasos al frente y de la puerta surgió una voz femenina muy dulce:


-Hola, familia Bates. ¿Estáis preparados para entrar? Yo soy Vesta 9000, vuestra asistente y hogar durante el resto de vuestras maravillosas vidas.


La puerta se abrió para ellos y a medida que pasaban la casa se fue aclimatando. Unos brazos robóticos salieron del techo y cogieron las maletas que reposaban junto a los pies de la familia, ensimismada por el lujo de aquella casa. Ya habían estado allí gracias a la realidad aumentada de la compañía que les había vendido la propiedad, pero nada se comparaba a la primera vez que veías el lugar con tus propios ojos. Mediante un sistema de vías los brazos mecánicos llevaron las maletas a sus respectivas habitaciones (la de superhéroes a la de Carol y las más formales a la del matrimonio).


Vesta les mostró cada rincón de la casa, enseñándoles sus múltiples (y tremendamente útiles) funciones a su paso. La inteligencia artificial podía variar los valores de todo en la casa, desde luz a temperatura e incluso humidad, podía vigilar las habitaciones y avisar por si pasaba algo extraño ("Aunque espero no usar esta función" dijo ella, haciendo que uno de los brazos mecánicos tocara la madera de una de las sillas)... Lo tenía todo. No por nada decían los vendedores que este era el último modelo de una serie de inteligencias sumamente inteligentes.



Las semanas pasaron y los Bates nunca había sido más feliz. Carol tenía la mejor amiga posible: una que obedece todas tus demandas (ya se sabe el dicho: el mejor amigo de un chico... es su casa); y los padres podían ir a trabajar y llegar tarde a casa sabiendo que tenían la mejor niñera que pudieran desear: una que no puede abusar de tus hijos. Ni siquiera Vesta tenía quejas: habían anulado esta función. En fin, que nada podía salir mal en el nuevo status quo. O eso creían ellos.


La cadena de acontecimientos que llevaron a la ruina a la familia Bates empezó una soleada mañana de domingo, mientras Vesta les preparaba un delicioso zumo de naranja. Los tres lo bebieron en el porche, sentados en sus respectivas hamacas y cada uno viendo su programa favorito en las gafas. Carol se cansó pronto y volvió adentro, dejando el vaso en la mesa del recibidor.


-Carol, cielo, ¿podrías dejar el vaso en el fregadero? -preguntó amablemente la casa-. No me gusta que lo dejes en cualquier parte, y así me harías un gran favor.


-¡Mamá! -la niña salió corriendo, llorando, y saltó a los brazos de su madre-. ¡Vesta se ha quejado y me ha dicho que haga cosas por ella!


-¡Esto es el colmo!


Los padres entraron, Jessica aún con Carol en brazos, y se dirigieron a la pantalla de comandos de Vesta.


-¿Quién te crees que eres para decirle a mi hija lo que tiene que hacer? No eres más que nuestra casa, a ver si te comportas como tal.


Daniel apretó varios botones en la pantalla táctil hasta descubrir que alguien había desactivado la opción de no quejarse. Esa misma noche, cuando Carol ya estaba acostada, el matrimonio desconectó las cámaras y micrófonos de Vesta, necesitaban hablar a solas.


-¿Crees que ha sido Carol? -preguntó Daniel-.


-Lo dudo, ya has visto cómo se ha puesto cuando esa zorra se ha quejado. Además, le he preguntado esta tarde y me ha dicho que no.


-Bueno, entonces supongo que habrá sido un error. Igual ni siquiera le dimos bien la primera vez. Lo importante ahora es que no vuelva a ocurrir. No queremos que le pase nada malo al bebé.


Daniel se estiró y apoyó la cabeza en la barriga cada vez más abultada de su mujer. No se fue a dormir hasta que notó una pequeña patadita en la oreja (que hizo que se le clavara el pendiente y tuvo que ir al lavabo a mirar si se le había movido demasiado).



A partir de aquí fueron ocurriendo hechos extraños: sillas que se mueven solas y acaban en posiciones imposible, ruidos de procedencia desconocida, e incluso muñecos que actúan por voluntad propia (que estaban programados para hacer eso, pero su comportamiento era errático). Quizá el hecho más destacable fue el que le ocurrió a Carol mientras jugaba con la pelota.


La niña estaba lanzando la pelota virtual a la pared cuando rebotó de forma extraña y salió de la habitación. No se le ocurrió reiniciar el programa a través de sus gafas, algo que todo niño medianamente inteligente hubiera hecho, por lo que tuvo que salir en si búsqueda. Siguió el curso de la pelota que no existía por toda la casa, cada vez que se acercaba a ella volvía a moverse y continuaba la persecución. No se imaginaba que algo raro estaba pasando hasta que la pelota llegó al sótano. Allí abajo dejó de moverse, pero cuando ya la tenía de nuevo entre sus manos algo se movió a su izquierda. Ante sus ojos apareció una puerta que no había visto hasta ahora. La abrió lentamente y al otro lado encontró una sala blanca llena de lo que parecían pequeños armarios cuadrados, en fileras regulares. Carol abrió la que estaba más cerca y de allí salió el cadáver de una señora mayor tapado por una fina sabana.


La niña salió corriendo, dejando atrás la pelota, y no paró hasta esconderse debajo de su cama. Llorando le preguntó a Vesta qué era lo que acababa de ver.


-Eso, niña estúpida, era el pasado. Esta casa está construida sobre una vieja morgue geriátrica. Y ellos... YA ESTÁN AQUÍ.


La niña tiró las gafas, salió corriendo (otra vez) y abandonó la casa hasta que llegaron sus padres. Cuando la encontraron, ella estaba llorando de tal manera que ni siquiera se dio de cuenta de que su madre sujetaba entre sus brazos al nuevo miembro de la familia.


-Estaba muerta, ¡y encima era vieja! -la niña no paró de llorar hasta que sus padres le dieron un vaso de leche con un tranquilizante diluido.


Dejaron al bebé en su habitación y pidieron a Carol que lo vigilara (ni que hiciera falta, la casa ya se encargaba de ello, pero no querían que molestara). Mientras Carol decía su nombre al pequeño, a la espera de que este lo repitiera, los padres fueron al panel de Vesta.


-Muéstranos las últimas horas de la casa, por favor -dijo la madre-.


-De acuerdo, Jessica. Conque quieres saber lo que HIZO LA GUARRA DE TU HIJA, ¿eh?


-¡¿Qué acabas de decir?!


-Aquí tenéis las grabaciones.


La pareja se miró desconcertada, pero entre los dos revisaron el vídeo. En él solo se veía a la niña con las gafas de realidad virtual moviéndose como si jugara a la pelota y después andando sin moverse. Llegó un momento en el que hizo como que abría una puerta y después salía corriendo, otra vez sin moverse. Poco después tiró las gafas y salió de la casa, y a partir de ahí sabían el resto. El vídeo solo les confirmó lo que esperaban: que había estado jugando a algún juego de miedo a pesar de que se lo habían prohibido. Por si acaso copiaron el vídeo, pero se olvidaron de revisarlo: el bebé estuvo llorando toda la noche.


A la mañana siguiente le echaron la bronca, pero ella no paraba de repetir que no, que a ella no le gustaban ese tipo de juegos y que nunca jugaría a ellos.


Abandonaron este tema, pero cada vez tenían el presentimiento de que algo raro pasaba en esa casa. A veces, por la mañana, se encontraban al joven Jesse con extrañas marcas en las mejillas. También se dieron cuenta de que Carol estaba engordando poco a poco. No le daban mucha importancia a estas cosas. Quizá los padres ni siquiera se dieron cuenta, pasaban los días medio dormidos por el constante llanto del bebé. Hasta que ocurrió una desgracia.



Bueno, no os aburriré con los detalles, pero lo que sí os diré es que los padres encontraron a Carol con sus gafas virtuales ahogando al bebé en la bañera. Le echaron la bronca y la castigaron sin gafas durante una semana. La niña no paraba de decir que todo era culpa de Vesta, que le decía cosas malas, y que si no ahogaba al bebé nunca la dejaría en paz. Le había prometido que todos flotaban ahí abajo.


Los padres ya no sabían qué hacer. Dudaban si todo era culpa de un virus informático, una hija psicópata o algún tipo de esquizofrenia compartida. Como lo más fácil de comprobar era lo primero, llamaron a una técnica domótica.


A la mañana siguiente se presentó en su casa una mujer mayor y bastante menuda. Les empezó a hacer preguntas sobre los extraños incidentes mientras miraba todo con asombro a través de sus gafas de sol. La lentitud en la que hablaba y el extraño acento que tenía hizo pensar a los padres que esa mujer no era más que una timadora, pero de pronto se sacó un cable de la manga y lo conectó al panel de Vesta.


-Bien -dijo la técnica-, parece ser obra de un virus muy extraño. No había visto nunca nada parecido. Ahora mismo contactaré con la sucursal para que investiguen el origen de...


No pudo acabar la frase, un brazo mecánico le atravesó la cara. Por suerte de la herida solo salió aceite y cables rotos, pero la familia huyó igualmente. Afuera los padres abrazaron a Carol... y se dieron cuenta de que el bebé aún estaba en su habitación. Jessica empujó a su marido, que estaba en su camino, y se lanzó escaleras arriba a la habitación del bebé. Lo agarró en sus brazos y volvió a bajar, esquivando los brazos mecánicos que se movían por todas partes. 


-Las casa tenemos una mejor manera. Cuando un amigo nos disgusta, lo diseccionamos.


En el piso de abajo vio a su marido aguantando la puerta, que intentaba cerrarse, pero lograron salir a tiempo. Ya alejados del peligro Jessica se dio cuenta de que llevaba al niño al revés y se volvieron a abrazar, esta vez la familia entera, y lloraron por todas las posesiones que habían abandonado en esa casa infernal.


La familia se alejó lentamente hacia el horizonte... Y mientras, en la casa, unas presencias cobraron forma, aunque no solidez. Un grupo de ancianos flotaban sobre el parqué del comedor, riendo a carcajadas, aunque estas no se oyeran. Habían echado a otra familia. Así al menos les dejarían un tiempo a solas. Después de la celebración pensaron nuevos métodos para asustar a los siguientes inquilinos, y esta vez esperaban superar el récord de 28 días.



Guillermo Domínguez

jueves, 6 de abril de 2017

Nada #Janne Teller

FICHA TÉCNICA

Título original: Intet
Autor: Janne Teller
Año de publicación: 2000
Páginas: 160
ISBN: 9788432296963
Saga: No










SINOPSIS


Pierre Antón deja el colegio el día que descubre que la vida no tiene sentido. Se sube a un ciruelo y declama a gritos las razones por las que nada importa en la vida. Tanto desmoraliza a sus compañeros que deciden apilar objetos esenciales para ellos con el fin de demostrarle que hay cosas que dan sentido a quiénes somos. En su búsqueda arriesgarán parte de sí mismos y descubrirán que sólo al perder algo se aprecia su valor. Pero entonces puede ser demasiado tarde.



OPINIÓN PERSONAL
"Nada importa. Hace mucho que lo sé.
Así que no merece la pena hacer nada.
Eso acabo de descubrirlo."
Así empieza este cuento, supuestamente juvenil, pero que ha sido prohibido en las escuelas e incluso en algunos países.

martes, 4 de abril de 2017

#23 Aula

Comienza un relato con: “Nada, no le queda nada”.

Nada, no le queda nada. El padre vuelve a mirar el pequeño armario sin encontrar ningún antipirético, otra vez. Se maldice por no haber comprado desde la última vez y vuelve al comedor, donde el niño está estirado en el sofá, tiritando.

-Lo siento, Adel, no queda ningún medicamento. Ahora le enviaré un mensaje a tu madre, a ver si puede comprar algo de camino. Si llega pronto...

-Papá, no pienses esas cosas de mamá. Seguro que está trabajando. 

-¿Qué?

-Nada, da igual...

La profesora había llamado a su padre por la tarde, cuando vio que el niño estaba tiritando aun con la chaqueta puesta. Temía que si se quedaba mucho rato allí los demás niños se contagiaran y acabaran todos con una pasa. Otra más. Dos semanas antes había habido gastroenteritis para todo el mundo, incluso para la profesora. Poco después el padre lo fue a buscar y se lo llevó a casa.

Adel está mirando los dibujos envuelto en su manta favorita cuando llega su madre, que sí ha traído los medicamentos. Parte una pastilla por la mitad y el niño se toma las dos con el vaso con sus dibujos favoritos estampados. Después de cenar un poco se va a la cama pronto, ya con mejor cara. Está esperando que al día siguiente pueda ir a clase, porque va a ir el papá de Lidia a hablarles de cómo es su trabajo de doctor.

jueves, 30 de marzo de 2017

Book Tag: Dioses del Olimpo

Hoy os traemos una entrada un poco diferente: no estamos acostumbrados a hacer Tags. Pero como este mes está dedicado a Grecia, por La vuelta al mundo, queríamos hacer cosas "nuevas" para cerrar este mes. Y por eso os traemos este Book Tag sobre los dioses del Olimpo, que hemos visto de Milibroteca, ¡qué lo disfrutéis!
Apolo
Primera parte de una saga que te gustó mucho
G: El Reino de los Sueños, primera parte de El Ejército Negro. Me gustó mucho de pequeño esta trilogía, en la que se mezcla fantasía en la Edad Medieval, con la actualidad. Trata de un chico, Arturo, que cada noche sueña que vive en la Edad Media, entre magos, caballeros… y tiene que vivir entre esos dos mundos.
M: El Clan de la Loba, primera parte de La Guerra de las Brujas. Es una novela juvenil muy interesante. No solo plantea un mundo fantástico y la aventura que conlleva, sino que también trata temas como la adolescencia o la familia.


Afrodita
Pareja favorita literaria
G: Kvothe y Felurian. Nada más que añadir.
M: Oscar y Marina. Me ha entrado algo en el ojo...

martes, 28 de marzo de 2017

#45 Medea

Crea un relato que contenga una escena en la ducha.

No sé en que momento Medea apareció por primera vez en mi mente. Al principio solo era un fantasma en el fondo de mi cabeza, al acecho. 

Ella aparecía en cada uno de mis relatos. Notaba su presencia entre mis páginas, observando el devenir de los hechos desde una posición privilegiada. Al final no hubo cuento sin una muchacha pelirroja que parecía estar en el momento adecuado en el sitio adecuado.

Descubrí su nombre mientras me duchaba, donde suelen ocurrirseme todas las ideas, y al darle nombre le di poder. Y así fue como Medea empezó a ocupar todos mis pensamientos, no dejaba de imaginar sus aventuras e intentaba proyectarlas sobre las páginas en blanco, sin éxito. No avanzaba más allá de la tercera página, sentía que a ella no le gustaba y me obligaba a empezar de nuevo una y otra vez. Tonto de mí pensaba que por fin mi musa me había encontrado. Quizá era una musa demasiado exigente, pero no podía quejarme. Rechazo tras rechazo habían conseguido que mis esperanzas desaparecieran poco a poco. Hasta que llegó ella, claro está.

jueves, 23 de marzo de 2017

El fin de la infancia #Arthur C. Clarke

FICHA TÉCNICA

Título original: Childhood's end
Autor: Arthur C. Clarke
Año de publicación: 1965
Páginas: 226
ISBN: 9788445077009
Saga: No





SINOPSIS


Cuando unas naves se quedan suspendidas en el cielo, la historia de la humanidad cambia para siempre. Los superseñores, unos seres que no se mostrarán ante los humanos hasta que no pasen 50 años, traen la paz a la Tierra, aunque no se sabe si tienen algún motivo oculta para hacerlo...



OPINIÓN PERSONAL
"Durante un instante que pareció eterno, Reinhold observó, junto con el mundo entero, cómo las grandes naves descendían con una majestad abrumadora… En ese instante la historia suspendía su aliento… La raza humana ya no estaba sola."
Descubrí este libro a través de este vídeo de María Antonieta (a la que recomiendo seguir, por cierto), y me pareció tan interesante la trama que tuve que leerlo. Lo empecé hará seis meses o así, pero tuve que dejarlo porque en época de exámenes me cuesta mucho leer (solo puedo novelas gráficas, prácticamente). Y así fue como volví a retomarlo, y qué gran idea fue esa.

Cuando estos "superseñores" (como decide llamarles la población) se instalan en el cielo, empiezan a decir a los humanos lo que tienen que hacer y, aunque hay algunos que están en desacuerdo, poco a poco la humanidad llega hasta la utopía. Los crímenes desaparecen, como las guerras, todo el mundo disfruta de paz e incluso han desaparecido fronteras que dividan el mundo. Pero todo esto tiene un precio: por su seguridad no se podrá investigar el espacio exterior. Y la ciencia también se repercute, porque nada de lo que se pueda crear podrá llegar al nivel de la tecnología de los superseñores, por lo que se deja de investigar. Y ya no hablemos del aspecto de los aliens: no me esperaba para nada, y me encantó.

martes, 21 de marzo de 2017

Teogonía

Al principio de todo lo único que había era la nada. Sin ninguna luz que iluminara el espacio vacío, me encontraba eternamente rodeada de oscuridad. Di vueltas por aquella extensión negra, en busca de algún rastro de existencia, sin lograrlo. 

Pero de pronto, al cabo de un tiempo (el cual tampoco había sido creado aún) vi un punto resplandeciente en la lejanía. Empecé a gritar sin éxito, el vacío me lo impedía, y salí corriendo en su búsqueda. Y entonces me vio.

Era una amalgama de materia y energía flotantes, cambiando de forma a cada instante. Al fin y al cabo yo era como él. Nos acercamos y una parte de nosotros se tocó, lo que provocó que todo nuestro ser explotara y se expandiera por todos los confines de un universo aún por ser creado.

jueves, 16 de marzo de 2017

Capítulo 5: Apocalipsis C

En el capítulo de hoy os contaré una historia que ya expliqué (aunque de forma bastante resumida) en Fulgor. Os ha gustado la referencia a la saga de Loureiro, ¿eh? Que conste que no la he leído ni lo pienso hacer.

Como ya os expliqué en la primera entrada de esta sección, casi todos mis relatos están relacionados. En ellos tengo diversas tramas aún por acabar y una de ellas es la de Casandra. Hubo un tiempo en el que tenía bastantes deja vus, lo que intenté plasmar en un relato pero sin que ninguna idea me llegara a gustar. Y al final decidí hacer una de interpretación del mito griego de Casandra, como ya hice con Postrimería y el de Caronte.

Y así surgió Hermana de los hombres*, que pudisteis leer la semana pasada, en el que una chica llamada Casandra podía ver el futuro sin poder cambiarlo. Ella había visto en su propio futuro, que era perfecto, pero el hecho de que ya lo supiera todo de antemano le quitaba las ganas de vivir esa vida.

martes, 14 de marzo de 2017

#50 I.Cerbero (Borrador)

Escribe un relato sobre la amistad entre un hombre y un animal.

(Poner cita sobre muerte o algo así. Buscar La divina comedia, seguro que hay algo bueno)

El hombre se vistió con tranquilidad, abrochándose los botones de su camisa negra lentamente. Se ató los zapatos y se puso los guantes de piel. Cogió la mochila del armario y de dentro sacó la correa. Cuando el gran Boerboel negro oyó el ruido de la correa en los guantes de su amo salió corriendo hacia él y se plantó delante suyo.

El dueño le sonrió, se agachó y empezó a acariciarle con una mano mientras desliaba la correa con la otra. (Aún recordaba la primera vez que lo vio, peleándose con sus hermanos en aquella jaula. La chica le contó mientras firmaba los papeles que la madre había muerto en el parto, y que del padre no sabían nada. Él le preguntó si alguien había adoptado ya a alguno, pero ella le dijo que no, que él era el primero. El hombre y el perro bajaron la colina y se hicieron inseparables. No sé si ponerlo aquí o qué) Cuando ya se la hubo puesto se levantó, se aseguró de que tenía las llaves en el bolsillo, y los dos salieron de la casa. 

jueves, 9 de marzo de 2017

Doris Lessing: Sobre no ganar el Premio Nobel #AdoptaUnaAutora

Seguimos con la iniciativa Adopta Una Autora. La última vez os expliqué quién era Doris Lessing y ahora os traigo el texto de la conferencia para la ceremonia de entrega del Premio Nobel de Literatura que le fue otorgado en 2007. Lessing, por problemas de salud, no participó de la ceremonia en Estocolmo y encargó la lectura de su texto a su editor, Nicholas Pearson.
 
Esta entrada estaba programada para el día 8 de marzo, ya que la Academia Sueca reconoció la capacidad de la autora para retratar "la épica de la experiencia femenina, y su escepticismo y fuerza visionaria con la que ha examinado una civilización dividida". Sin embargo, la he retrasado un día por la iniciativa #NosotrasParamos.

Resistencia Lectora agradece muy especialmente a Jonna Petterson, directora de Relaciones Públicas de la Fundación Nobel, su autorización para traducir y publicar este texto.

Sobre no ganar el Premio Nobel

Estoy de pie junto a una puerta y miro a través de remolinos de polvo hacia donde me han dicho que aún existe bosque sin talar. Ayer conduje a través de kilómetros de tocones y restos calcinados de incendios donde, en el '56, se encontraba el bosque más maravilloso que jamás haya visto, ahora completamente devastado. Las personas tienen que comer. Y necesitan material para encender el fuego.

Me encuentro en el noroeste de Zimbabwe a principios de la década de 1980 y estoy visitando a un amigo que era maestro en una escuela de Londres. Está aquí "para ayudar a África", como solemos decir. Es un alma genuinamente idealista y las condiciones en que encontró esta escuela le provocaron una depresión de la que le costó mucho recuperarse. Esta escuela se parece a todas las escuelas construidas después de la Independencia. Está compuesta por cuatro grandes aulas de ladrillo uno a continuación del otro, edificados directamente sobre la tierra, uno dos tres cuatro, con medio salón en un extremo, para la biblioteca. En estas aulas hay pizarrones, pero mi amigo guarda las tizas en el bolsillo, para evitar que las roben. No hay ningún atlas ni globo terráqueo en la escuela, tampoco libros de texto, carpetas de ejercicios ni biromes, en la biblioteca no hay libros que a los alumnos les gustaría leer: son volúmenes de universidades estadounidenses, incluso demasiado pesados para levantar, ejemplares descartados de bibliotecas blancas, historias de detectives o títulos similares a Fin de semana en Paris o Felicity encuentra el amor.

Hay una cabra que intenta buscar sustento en unos pastos resecos. El director ha malversado los fondos escolares y se encuentra suspendido, situación que suscita la pregunta habitual para todos nosotros aunque por lo general en contextos más prósperos: ¿Cómo puede ser que estas personas se comporten de tal manera cuando deben saber que todos las están observando?

Mi amigo no tiene dinero porque todo el mundo, alumnos y maestros, le piden prestado cuando cobra el sueldo y probablemente nunca le devuelvan el préstamo. Los alumnos tienen entre seis y veintiséis años porque quienes no pudieron asistir a la escuela antes se encuentran aquí para remediar tal situación. Algunos alumnos recorren muchos kilómetros cada mañana, con lluvia o con sol y a través de ríos. No pueden hacer tareas escolares en sus casas porque no hay electricidad en las aldeas y no es fácil estudiar a la luz de un leño encendido. Las niñas deben ir a buscar agua y cocinar antes de partir hacia la escuela y cuando vuelven de ella.

Mientras estoy con mi amigo en su cuarto, varias personas se acercan tímidamente y todas piden libros. "Por favor, mándanos libros cuando regreses a Londres." Un hombre dijo: "Nos enseñaron a leer, pero no tenemos libros". Todas las personas que conocí, todas ellas, pedían libros.

Estuve varios días allí. El polvo volaba por todas partes. Las cañerías se habían roto y las mujeres tenían que acarrear agua desde el río. Otro maestro idealista llegado de Inglaterra estaba enfermo después de ver el estado en que se encontraba esta "escuela".

El último día de mi visita finalizaba el ciclo lectivo y sacrificaron la cabra. La cortaron a trocitos y la cocinaron en una gran fuente. Era el esperado banquete de fin de ciclo, guiso de cabra y puré. Me alejé de allí antes de que terminara, conduje de vuelta entre calcinados restos y tocones que habían sido bosque.

No creo que muchos alumnos de esta escuela lleguen a obtener premios.

Al día siguiente estoy en una escuela en la zona norte de Londres, una escuela muy buena, cuyo nombre todos conocemos. Es una escuela para varones, con buenos edificios y jardines.

martes, 7 de marzo de 2017

#4 Hermana de los hombres

Escribe una historia en la que salves la situación con un mayúsculo deus ex machina.

En 23 segundos me sonará el móvil. Lo cogeré y al otro lado de la línea estará mi novio, para decirme que llegará un poco tarde. Esto es porque, aunque no debería saberlo en este momento, él se está preparando para pedirme matrimonio.

Y en este instante me suena el teléfono.

-¿Sí?

-Hola, cariño. Quería decirte que… bueno… llegaré un poco tarde. Lo siento, pero es que me ha surgido un imprevisto, ya te contaré después. 

-No te preocupes, pero más te vale que me lo recompenses… 

-¡Te lo prometo! Hasta luego. Te quiero.

-¡Y yo a ti!

Te preguntarás cómo lo sé. Esto les porque ya lo he vivido. Y no solo he vivido esto, sino que sé qué pasará en todos los momentos que quedan hasta mi muerte. 

sábado, 4 de marzo de 2017

LA VUELTA AL MUNDO EN PAPEL: GRECIA


Como ya sabéis, este año estamos participando en la iniciativa La vuelta al mundo, creada por Sandra. Pues si no la conocéis, consiste en hacer diversas escalas a lo largo del año, y en cada escala se recomendaran libros ambientados en el país que haya tocado. Y a nosotros nos ha tocado Grecia (como podéis ver) y la India, que toca en junio. Como nos parece una iniciativa muy interesante, hemos decidido ir más allá y hacer un mes "temático" sobre esta cultura, por lo que también tendréis relatos basados en algún aspecto de esta cultura y algún Book tag.

Pues, sin más dilación, os dejamos con los libros recomendados:


Mitología:
  • Percy Jackson y los Dioses Griegos, de Rick Riordan: recomiendo esta reinterpretación de los mitos clásicos desde el punto de vista humorístico de Percy, hijo de Poseidón. Te cuenta los mitos más famosos mientras reflexiona sobre algunos de ellos y critica los aspectos más retrógrados de esa sociedad (las violaciones de Zeus, por ejemplo, o el machismo de algunas historias como la de Pandora). Es un libro ideal para introducirse en este mundo de mitos y leyendas, y no hace falta haberse leído la saga principal para entenderlo.

jueves, 2 de marzo de 2017

Iqbal Masih. Lágrimas, coraje y sorpresas #Miguel Griot

FICHA TÉCNICA



Título original: Iqbal Masih. Lágrimas, coraje y sorpresas
Autor: Miguel Griot
Traductor: No
Año de publicación: 2016
Páginas: 272
ISBN:  978-84-673-5641-0
Saga: No

 SOBRE EL AUTOR

Miguel Griot (Salamanca, 1976) ha colaborado en la web del diario El Mundo, elmundo.es, y escribe en divertinajes.com. Su relato El Rey de Abría no se llama Guelfi obtuvo el premio de la Asociación Goya de Santander en 2004. Publicó Cuentos de Cura Sanita (Timun Mas) en 2005, lectura recomendada por la asociación de Biblioteques Públiques de Girona en 2006. Iqbal Masih, lágrimas, sorpresas y coraje es su primera novela. 
 
SINOPSIS


Iqbal Masih fue un niño que nació para ser esclavo y creció para desafiar su destino. El héroe que escapó de su trabajo forzado y se convirtió en el símbolo contra la explotación infantil. Acércate a él a través de lo que cuentan quienes lo conocieron. Cada uno tiene una historia con lágrimas, sonrisas, alguna sorpresa y mucho coraje. Juntándolas todas llegarás a saber quién fue Iqbal.


RESEÑA

PERSONAJES

Es una novela coral que basa su estructura en las opiniones de los personajes. Cada capítulo, de unas dos o tres páginas, es una intervención y pocos se repiten. Uno a uno van mostrando su versión de la historia y el lector se construye un retrato y un relato por sí mismo. 
Iqbal no aparece nunca, puesto que él no puede contarnos qué sucedió y lo conocemos a través de las descripciones que hacen los demás.
Destaco el personaje de Mudena, una especie de guía que marca cada etapa de la historia. Es un personaje que reflexiona y analiza la historia de Iqbal.

Hay muchísimos personajes, desde los padres de Iqbal hasta el responsable de la organización que lo llevó por el mundo para contar su historia, pasando por los diferentes patrones que tuvo, compañeros de trabajo, amigos de infancia, personajes que tuvieron un breve encuentro con él...

Cabe destacar que los personajes están basados en las diferentes fuentes de documentación del autor pero no hay que tomarse el libro como una mera recopilación de intervenciones, sino como la construcción literaria de un hecho verídico y que necesita seguir siendo denunciado.
Mudena nos advierte en su primera intervención lo siguiente:
"Pero no te lo creas todo. Ni siquiera a mí, cuando me toque salir. Seguro que alguno de los personajes de este libro exagera. Quizá incluso alguno mienta."


TRAMA

El libro trata exclusivamente de la historia de Iqbal, pero tiene una diferencia con la información que se pueda encontrar en Wikipedia o en una biografía, el autor pretende transmitir emociones y sentimientos, plantear una denuncia social y reflexionar sobre ese suceso.

martes, 28 de febrero de 2017

#19 Conato

Escribe un relato cuyo personaje atormentado solo vea el suicidio como solución.

La alarma suena y él da varias vueltas en la cama antes de estirar el brazo y apagarla. Se sienta en el borde de la cama a la espera de que el dolor de cabeza se le pase, pero no lo hace. Intenta pensar en lo que hizo antes de ir a dormir, si acaso se tomó alguna copa que justifique la migraña. No recuerda nada.

Se lava la cara, desayuna, se viste y sale de casa. La rutina de siempre. El tren llega tarde, algo normal, y cuando lo hace está lleno. Durante todo el trayecto se golpea contra los demás pasajeros entre sus olores y conversaciones matutinas. Oye a una pareja hablando en portugués y sonríe pensando en el viaje de fin de curso con su instituto. Fue de los últimos momentos en los que fue feliz de verdad. Baja en su parada y tras dos minutos andando llega a la oficina. Y allí se pasa todo el día, deseando poder volver a casa para dormir y despertarse y tener que volver a trabajar. Ya por la tarde se despide de sus colegas y vuelve a coger el tren a hora punta. Cuando llega a su casa se desviste, cena y ve un rato la tele sin mirarla.

Mira el reloj y ve que ya es tarde, debería irse a dormir. Va al baño y mientras se lava los dientes su mirada se posa en el pequeño armario donde guarda todas sus pastillas. Durante mucho tiempo ha estado pensando en hacerlo, pero nunca ha tenido el coraje. Lo abre y uno por uno va dejando los botes sobre el borde de la pica. Y por fin lo hace.

sábado, 25 de febrero de 2017

La "realidad" en Cristina Fernández Cubas

Logo creado por
¿Conocéis la iniciativa de Adopta una autora? Si estáis aquí, probablemente sí. El objetivo de esta iniciativa es dar a conocer la vida y obra de una autora a través de unas cuantas entradas dedicadas exclusivamente a ella. Nosotros hemos decidido participar y yo he adoptado a Cristina Fernández Cubas, una autora española que ganó este año el Premio Nacional de Narrativa.

En los relatos de Cristina Fernández Cubas hay una gran cantidad de temas que se repiten: el poder de las narraciones (poder que suelen poseer mujeres, como Lúnula, Olvido...), la identidad, los dobles, la memoria ("Las cosas no son como las vemos sino como las recordamos", recordaba Cubas que dijo Valle-Inclán), la infancia... Pero quizá un tema que está más presente, porque suele englobar en parte a los otros, es el de la realidad. O irrealidad en muchos casos. Y para muestra, un botón:
"Quizá todo sea un engaño. Vemos las cosas cómo nos han enseñado a verlas. [...] Una forma de medir, encasillar, sujetar o dominar lo que se nos escapa, lo que no comprendemos. Un ardid para tranquilizarnos, para no formularnos demasiadas preguntas..."

jueves, 23 de febrero de 2017

Siempre hemos vivido en el castillo #Shirley Jackson

FICHA TÉCNICA

Título original: We have always lived in the castle
Autor: Shirley Jackson
Año de publicación: 1962
Páginas: 224
ISBN: 9788495587893
Saga: No





SINOPSIS


Merricat lleva una vida solitaria en una gran casa apartada del pueblo. Allí pasa las horas recluida con su bella hermana mayor y su anciano tío Julian. En el hogar de los Blackwood los días discurrían apacibles si no fuera porque los otros miembros de la familia murieron envenenados allí mismo, en el comedor, seis años atrás.



OPINIÓN PERSONAL


Tenía muchas expectativas puestas en esta novela, la había visto recomendada en muchísimos sitios (sobre todo en Twitter) y tenía miedo de que me decepcionara. Aunque me esperaba más de ella, es una gran novela, y totalmente diferente de lo que había imaginado. No es un terror "normal", por decirlo de alguna manera. No daréis un sobresalto del susto, pero sí que hay elementos y escenas que transmiten tensión y que es lo que la hacen pertenecer a este género.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...