martes, 29 de noviembre de 2016

#21 Orchestra

Empieza una historia con: “Pero ese no era el final”. Haz un flashback y explica cómo ha(n) llegado hasta ese punto y el verdadero final.

Estoy sentada en el fondo, sin que él me vea. Él está en el centro del escenario, en calzoncillos (esos que parecen unos tejanos que tanto le gustan), hablando con una chica que finge ser su mujer. Él tiene muchos libros en las manos y no deja de gritarle. En realidad en esta escena no debería esta semidesnudo, pero así es como lleva toda la obra. De pronto se escucha la música infernal, y todo a mi alrededor empieza a temblar y a deshacerse en pedazos. Y se sumerge en la oscuridad. Pero ese no era el final.
No recuerdo el momento exacto en el que fui creada. Supongo que, como los sueños, llegué in media res. Y en estos años junto a él he interpretado a todos los personajes posibles. Sus amigos, su familia, sus amantes. He pasado por todas las personas de su vida, e incluso a otros personajes surgidos del fondo de su mente. Y esos son los mejores. Me dejan más libertad para expresarme, al no estar basada en nadie real puedo ser todo lo que quiera. 
Esta noche he sido el profesor del examen que tiene el lunes y esa chica al final de las butacas. El sábado tiene una obra y está muy nervioso. Lleva unos días soñando con sus frases y sus movimientos.
Estaba disfrutando mucho, pero, como cada noche, suena la maldita alarma y tenemos que volver a escondernos. Nos refugiamos en el fondo de su mente, al acecho, esperando que llegue la noche otra vez para poder interpretar una nueva función. Somos muchos aquí dentro. Estamos apretados unos a otros en esta maldita caverna. Cuando se apaga la luz para él se enciende la nuestra. Y por fin podemos salir y ser quienes somos en realidad, aunque esto implique ser miles de personas. 
Y aquí estoy ahora, a oscuras. Noto como mis articulaciones crujen cuando intento moverme. Empiezo a quedar sin respiración, todo da vueltas a mi alrededor. Y la luz se enciende. 
Me miro y soy un hombre, vestido con ropa informal, sentado y con un bolígrafo en la mano. Alzo la vista y le veo en medio de la gente, en lo que parece ser una feria del libro o algo parecido. Apaguen los teléfonos móviles, empieza la función.

Guillermo Domínguez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...